Elementos básicos del cuento

anatomia-de-un-cuento-ii

Desde que los cavernícolas comenzaron a dibujar escenas de cacerías en las paredes de sus cuevas nos han fascinado las historias. No por nada todas las formas de arte inventadas hasta la fecha están ancladas en la necesidad de expresar por distintos medios historias y emociones.

Y a lo largo de estos milenios de historias contadas muchas cosas han cambiado, aunque algunas se han mantenido más allá de las modas, tendencias o escuelas. Se podría decir que son los elementos clave de una historia, y el cuento no es más que una historia corta.

De eso se tratará el artículo de hoy: de los pilares sobre los cuales se construyen todos los cuentos del mundo.

Estos son el protagonista, el antagonista y el conflicto.

Como en el artículo anterior utilizaré un cuento de mi autoría, Los muertos esperan su turno, como ejemplo para los datos que explicaré de aquí en adelante. Y al final dejaré algunas recomendaciones.

Espero que este pequeño curso sea una razón para que se exponga y debata la filosofía literaria de cada uno de nosotros, siempre estará la caja de comentarios para cualquier duda, opinión o refutación.

El conflicto

Al leer un cuento estamos haciendo un pacto con el escritor en el cual nos comprometemos a suspender nuestra incredulidad, a creer que nos están contando algo real, a cambio de apreciar una historia interesante. Y lo que hace una historia interesante es tener un conflicto bien definido.

El conflicto no es más que el choque de dos fuerzas con motivaciones y objetivos enfrentados. Lo primero que viene a la cabeza cuando se habla de conflicto es la clásica dicotomía del bien contra el mal, aunque hay una infinidad de posibilidades más allá de este lugar común.

Tomemos por ejemplo mi cuento: nuestro protagonista representa la primera fuerza en conflicto, que solo busca enterrar a su hijo (ahora que lo pienso, es algo parecido al mito de Antígona), mientras que la segunda fuerza en conflicto es el sistema burocrático que genera corrupción y decidía.

No es que el sistema sea malvado, no funciona y no le interesa cambiar su comodidad, aunque en el proceso termina perjudicando al colectivo, por acción y por omisión. A fin de cuentas, para una recepcionista o un médico no tienen por qué saber las consecuencias de sus acciones en la totalidad de la vida de una persona, de las miles que atienden a diario.

El protagonista

Para generar un conflicto atractivo para el lector, se deben colocar en el tablero de juego del cuento las dos fuerzas participantes: protagonista y antagonista. El protagonista es el personaje que mediante a sus acciones y objetivos hace avanzar la historia. Esto ocurre porque este personaje es el destinado a buscar resolver el conflicto, ya que lo afecta a él de forma directa o indirecta.

En mi cuento el conflicto inicia cuando un sistema de salud inoperante lleva a la muerte del hijo del protagonista, se ve afectado y en consecuencia se crea un objeto del deseo, un objetivo: enterrar a su hijo. A través de sus esfuerzos para conseguir este objetivo, el cuento avanza hasta su conclusión final.

En Literatura un protagonista puede ser activo o pasivo:

Un protagonista activo realiza acciones para conseguir su objeto del deseo, una persona que hace intentos por combatir al antagonismo usando sus habilidades innatas y las que va aprendiendo al transcurrir el cuento.

Su construcción de por sí deja en claro un mensaje: las personas debes luchar para conseguir sus sueños.

Un protagonista pasivo es un personaje que está indefenso ante las arremetidas del antagonista, aquel personaje que no actúa para conseguir su objetivo. Por lo general este tipo de protagonista resulta menos empático que un protagonista activo.

Son comunes en los cuentos de terror, puesto que su incapacidad de guiar sus propias acciones crea una sensación de indefensión ante lo desconocido y ante la inminencia de la muerte.

El antagonista

Es un lugar común eso de que los buenos héroes tienen buenos villanos. Aunque no me gusta usar el término de villano, le da una connotación de ser malos cuando no tiene por qué ser así.

El antagonista es un personaje que únicamente tiene un objeto del deseo que se opone al del protagonista, de manera que para conseguir este anhelo entra en conflicto con este último. Nada que ver con dominar el mundo o mujeres atadas a las vías de un tren.

En mi cuento se podría decir que hay dos antagonistas: el médico que notifica la muerte del niño, y el sistema que no permite enterrarlo sin pasar por la corrupción. En el caso del médico, solo quiere ganarse uno centavos de más, en Venezuela los hospitales pagan muy poco a los doctores y demás personal médico, así que no es de extrañar que busque otras fuentes de ingresos. Se supone que el sistema está hecho para organizar la sociedad, pero no funciona si en el proceso se olvidan de la humanidad.

Es importante tomar en cuenta que un antagonista no tiene por qué ser una persona: pueden ser animales, organizaciones, ideas, sistemas y hasta condiciones climáticas o accidentes geográficos. Cualquier fuerza que se oponga a los intentos del protagonista por conseguir su objeto del deseo es un antagonista.

En 1984 el antagonista es un gobierno que busca controlar las mentes y los corazones de sus ciudadanos.

También debes tener presente que un antagonista debe ser más fuerte que el protagonista al comienzo del relato, de lo contrario no habría conflicto: al primer enfrentamiento el protagonista triunfaría.

Esto lleva a que, por convención, el protagonista va aprendiendo y fortaleciéndose a lo largo de la narración hasta que por fin se enfrenta al antagonista en una batalla el todo por el todo.

Conclusiones

Otra semana, otra clase de este singular experimento de curso. Espero estar siendo lo suficiente conciso para ustedes. De lo contrario les suplico que me lo hagan saber por los comentarios.

Para terminar por hoy les dejaré un encargo: escriban un párrafo, una oración o una página completa donde se nos presente un personaje con un objetivo, una fuerza que se le oponga, y el resultado de este choque.

Si dejas que la creatividad entre en juego, quien sabe, podrías estar ante la semilla de un futuro cuento.

Anuncios

12 comentarios en “Elementos básicos del cuento

  1. Siempre sirven las diferentes opiniones en cuanto a recursos para escribir. Y aunque la mayoría coinciden (y es lógico por la veracidad), cuando llega el momento de escribir lo olvidamos, o divagamos sin ser claros; me refiero al conflicto, a los protagonistas activos y a los antagónicos.
    Gracias por tu aporte 🙂

    1. Gracias por tu comentario.
      La verdad es que eso le ocurre a muchos, entre ellos me incluyo, es por eso que trato de planificar mi cuento lo más posible antes de escribir. Así la imaginación se distrae con la literatura y no con la dramática.

  2. Genial aquello de hacer la “anatomía,” ” el esqueleto” del cuento, es de gran ayuda para nunca tener frente a ti por dias y dias la hoja en blanco. Gracias.

    1. Menos mal te ha servido de algo, en lo personal todavía tengo algo de escrúpulo por hacer este curso cuando no soy, ni de lejos, un experto en la materia.
      Solo escribo lo que a mi me ha servido y espero que les sirvan a ustedes.
      Saludos

  3. Gracias por compartir tus experiencias. Estoy seguraque le sacaré todo el provecho que pueda. Cada dia aprendiendo mas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s