Cómo crear personajes memorables

Cómo crearpersonajes memorables

Uno de los tres pilares fundamentales de una buena narración son sus personajes, y es que cualquier relato (ya sea cuento, novela o guión) existe con su ayuda.

Por eso es que todo escritor debe comprender cómo se construyen, cuáles son sus tipos y cómo cada uno de ellos interviene en la historia.

Pero primero hay que comprender que un personaje es un creación del autor que parece humana sin serlo. Por buen narrador que seamos es imposible tratar de englobar en un texto la infinita complejidad del alma.

Las personas cambian de opinión en diferentes temas y se contradicen la mayoría de las veces, sus formas de pensar y actuar dependen de las situación, son impredecibles, ni nosotros mismos nos conocemos bien; pero un no puede ser así: un personaje se mueve por una serie de valores y motivaciones que no cambian a lo largo de la historia, aunque al principio no se dé cuenta de ello.

A esto le llamamos el objeto del deseo, tanto el consciente como el inconsciente, el “qué quiere” y “lo qué necesita” el personaje.

Volvamos con los ejemplos de Pixar, en UP, nuestro personaje principal es un viejo cascarrabias y viudo que lleva su casa al Amazonas para cumplir con la última voluntad de su esposa.

Al analizar la película vemos que el objeto consciente del deseo (lo que quiere) es llevar la casa al Amazonas; pero lo que necesita es superar la muerte de su esposa y seguir adelante: y a lo largo de la cinta los eventos se van dando para que al final esto ocurra.

Eso es un buen diseño de personajes y un buen guión.

Por eso, antes de empezar, hay que establecer tanto el objeto consciente como el objeto inconsciente del deseo de nuestro protagonista y por lo menos en algunos de los roles secundarios.

Y para eso, hay que estar claros cuál será su papel y cómo ayudan a reforzar o contradecir la premisa de la obra.

Características de los personajes

Antes de continuar hay que tener en claro que un personaje es una representación creada por el autor para expresar una idea; pero a su vez, con sus acciones, nos enseñan sobre la naturaleza humana.

Parece una contradicción, y ese es en sí mismo uno de los rasgos que definen un buen personaje: que se contradice a sí mismo en algún punto.

El protagonista de Up es un viejo cascarrabias, pero al ver el precioso intro de la película nos damos cuenta que es así por el dolor de perder a su esposa y que en el fondo es una buena persona, con sentido del humor incluso. El espectador se da cuenta de esto sin que nadie tenga que decírtelo.

Este es otro punto importante: un buen personaje se deja conocer es por medio de sus acciones, no por lo que dice. Como con las personas, alguien que habla demasiado pero no hace nada no pasa de ser un charlatán.

En señor Fredricksen no para de repetir como todo lo que hace Russell le resulta molesto o perjudicial para él, pero sus acciones a lo largo de la película demuestran que se preocupa por su bienestar y que le tiene verdadero aprecio.

Asimismo, un personaje debe tener una serie de características que lo diferencian unos de otros y lo haga único. Su forma de hablar, de vestir, una características física o de actuar: el rayo en la frente, la S en el pecho, “Luke, yo soy tu padre”, cada uno es un rasgo que vuelve a estos personajes reconocibles en todo el mundo.

Estos rasgos, además, deben ser congruentes con su posición y lugar en el mundo: no esperarás que un mecánico te hable de neurocirugía (a no ser que se explique como es debido) o que un científico hable como un palurdo.

Y en cuarto lugar, un buen personaje debe sentir que hace lo correcto según su propio sistema de valores: cada uno de nosotros tenemos diferentes formas de pensar, por lo cual establecemos apreciaciones diferentes de lo correcto o incorrecto. Por eso, a la persona A no le debe parecer obligatoriamente correcto lo que pueda hacer una persona B.

Esto es muy importante, en especial a la hora de trabajar en los antagonistas o en un antihéroe: nadie en su sano juicio se consideraría “el malo de la película”: sus acciones tienen un justificativo que es licito para ellos y bajo el cual actúan. De lo contrario serán clichés o seres acartonados.

El villano de Up es el mejor ejemplo: su objetivo es capturar una especie de ave desconocida para la ciencia y así recuperar su prestigio, aunque eso signifique separarlo de sus crías. Si vemos el escenario completo caemos en un dilema ¿qué vale más? Una par de polluelos o un hallazgo científico que podría ayudar a preservar la especie entera.

El bien y el mal, como dice Nietzche, es una cuestión de perspectiva.

Tipos de personajes

Los personajes se clasifican dependiendo de su función en la historia, ninguno de estos papeles es absoluto, tampoco es necesario que estén todos presentes en todas las historias y un mismo personaje puede cumplir varios roles al mismo tiempo.

Siendo así, podría englobar seis tipos de personajes, aunque pueden existir muchos más:

Protagonista: Es el centro de la historia, un personaje que tiene un deseo y actúa en consecuencia para conseguirlo mientras lucha contra la fuerza antagonista. Cada trama secundaria tiene su propio protagonista.

Antagonista: Es la principal barrera entre el protagonista y su objeto del deseo. Sus acciones deben tener una razón que le dé una justificación valida y que bajo cierta perspectiva le dé la razón frente a los valores del protagonista. Tiene que ser, además, superior al protagonista, más poderoso o hábil; parecer invencible.

Objeto del deseo: Es el personaje por el cual el protagonista se decide a actuar, alguien a quien desea proteger o alcanzar. En este grupo entran los intereses amorosos, los familiares o amigos en peligro o la víctima del antagonista que impulsa al protagonista a buscar venganza.

Mentor: Es el tipo de personaje que guía al protagonista, quien le enseña lo fundamental para desenvolverse en el mundo ficticio en que se desenvuelven, tanto sea en un entrenamiento físico (típico de las películas de deporte) como espiritual (en Up vendría a ser Ellie, quien además es el objeto del deseo).

Acompañante: Es personaje que sigue al protagonista en su viaje, que sirve de apoyo y consejero cuando pierde las esperanzas o más lo necesita. De este corte tenemos a Robin, Sam del Señor de los Anillos o Ron Wesley de Harry Potter.

La voz de la razón: Es quien, como su nombre lo indica, intenta darle perspectiva al protagonista, quien lo cuestiona y duda, por temor o preocupación, hacer que él medite sus acciones.

Conclusiones

El diseño de personajes es una de las piezas fundamentales a la hora de plantear una historia, por lo cual, pese a que siempre haya cabida para la experimentación, puedo dar tres consejos básicos:

  1. Pensar en un rasgo que caracterice al persona, lo diferencia del resto, y que tenga que ver con su trasfondo emocional (apariencia, manías, forma de hablar).
  2. Establecer las dimensiones de los personajes y las contradicciones entre ellas para aumentar el interés del espectador.
  3. Que tengan algo que decir, que sus vidas y lo que pase con ellos tenga un significado más allá de un comentario casual.

Al crear personajes le damos vida a un ser que, pese a no ser real, lo es al interior de la imaginación nuestra y de nuestro lectores, y la una forma que tenga cabida allí es que tenga un propósito.

Anuncios

2 comentarios en “Cómo crear personajes memorables

    1. Esa es un buena pregunta. Podría en el sentido de que el protagonista sea alguien “malo”, y su antagonista sea el héroe.
      Se me ocurren dos ejemplos: el comic Lex Luthor, Man on Steel, donde se explica la visión de este sobre Superman; y el Túnel, el protagonista es un villano, y usa la narración para justificarse.
      Sería un ejercicio interesante, en especial si usas una tactica como la de Faulkner: revelar hasta el último acto la verdadera naturaleza de los personajes.
      Y luego tenemos casos como Retratos de un Obsesión o Breaking Bad. Ambos protagonistas son los malos, aunque tienen sus propios antagonistas.
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s