Introducción a la Literatura de Fantasía para tarados

literatura-fantastica

Inicia un nuevo año y con ello, gracias a mis pocos pero atentos seguidores de Twitter, arranca esta nueva serie de artículos. En este caso, hablaremos de la Literatura de Fantasía, o Literatura Fantástica, el alias que te más te guste.

En un acto de inspiración, muy poco inspirada la verdad, llamaré a esta serie Literatura de Fantasía para tarados. No es por burlarme de nadie ni nada por el estilo: los que tengan un diccionario a la mano, podrán saber que un Memo (como me han llamado desde que tengo memoria y que es casi que mi nombre real) es un sinónimo de tarado. Y quiero que este mini curso este enfocado a mi forma de entender y disfrutar la fantasía.

Desde niño soy fanático de la fantasía, pero como soy un lector tardío, mi aproximación a la ambientación (este va a ser un punto escabroso en los artículos por venir) viene de otros formatos: series animadas, cine, manga y anime. El resto de este año trataré de solventar esta deuda moral con una forma de ficción que me encanta, pero no me puedo quitar la impresión de que en su vertiente occidental no ha terminado de germinar.

No hace falta ser un experto, y estoy lejos de serlo, para darse cuenta de que uno de los principales problemas de la, podríamos decir, Fantasía Occidental, es la fijación con Tolkien y el mundo medieval. Pero gracias a que leí El Hobbit en la universidad, puedo decir que no crecí bajo su influencia, lo cual, quiero creer, me da una perspectiva diferente de la fantasía.

Dicho esto, creo valido empezar por lo más básico.

¿Qué es la Literatura de Fantasía?

Lo primero que la mayoría pensará cuando se menciona la Literatura Fantástica es magia, caballeros, espadas, doncellas y criaturas mágicas; pensamos en El Señor de los Anillos, en Harry Potter y tal vez en Narnia. Pero les tengo la buena noticia que la fantasía va mucho, mucho más allá de la edad media y las escuelas de magia.

Así que a partir de ahora les voy a pedir, y de hecho es el primer consejo que le daría a cualquiera que incursione en la fantasía, que se olvide de los dragones, los elfos y los enanos: en mi opinión, son estos tres elementos los que encajonan esta ambientación, creando copias desangeladas de Tierra Media. Entiendo que al ser la primer gran obra de Alta Fantasía, pero no ha dejado a muchos lectores ver que es solo un mínimo rincón de lo que puede ofrecer la ambientación.

Para entender la Literatura de Fantasía primero debes familiarizarte con un término que desde ahora será tu mejor amigo: lo fantástico. En Clases de Literatura, Julio Cortázar acuña esta palabra y decidí rescatar, por eso de darle cache al texto.

Podemos definir lo fantástico como todo aquel fenómeno que trasgrede las leyes que funcionan en el mundo real. Dependiendo del nivel de influencia que tiene lo fantástico dentro de la ficción, tenemos los diferentes niveles de la Fantasía.

¿Pero qué son los niveles de la Fantasía?

Toda narración que recurre a la Fantasía puede catalogarse en los siguientes tres escalones: Alto, Medio y Bajo. Por lo general se habla de la Alta o la Baja Fantasía, pero yo creí necesario agregar un punto medio porque así no excluimos obras que de otra forma no entrarían, o ni siquiera pensaríamos que entran en la Literatura Fantástica.

Alta Fantasía: Esta es la innovación de Tolkien, un mundo independiente al nuestro y que se rige por reglas absolutamente diferentes. Aquí lo fantástico ha intervenido en el origen y el desarrollo del trasfondo del mundo construido alrededor de los personajes, volviéndose la fuerza dominante a considerar.

Aquí tenemos obras como Juegos de Tronos, El Señor de los Anillos, One Piece o Dark Souls.

Fantasía Media: Aquí podríamos colocar a las ficciones en donde lo fantástico y las reglas del mundo real comparten el mismo mundo, están relacionados y donde la fantasía, aunque preponderante, no es la única fuerza dominante en la ecuación.

El mejor ejemplo de este tipo de fantasía es Harry Potter: se supone que el mundo mágico y el mundo real comparten escenario. También entran novelas como Cien Años de Soledad (se supone que Macondo está en Colombia) o los comics de Doctor Extraño (la mayoría de los demás superhéroes se basan en la Ciencia Ficción).

Baja Fantasía: En este tipo de historias, lo fantástico es un factor extraordinario, que irrumpe en el mundo que consideramos realista y que trasgrede parte de sus reglas aunque seguimos en el mundo real, bajo leyes y un contexto real.

Novelas como El retrato de Dorian Grey, Ensayo sobre la Ceguera; novelas gráficas como El Escultor, o películas como Toy Story son ejemplos perfectos.

¿Por qué escribir Fantasía?

Creo que es un error considerar que uno escribe fantasía solo porque le gusta este tipo de ambientación. Quiero pensar que lo fantástico tiene un valor más allá del mero escape de la realidad. La Fantasía debe ser una forma en la que, creando un contexto extraordinario, contamos las grandes verdades.

Por eso nunca debes olvidar la planificación de tu historia, porque más allá de la magia, las criaturas míticas o las razas inteligentes, lo único que puede garantizar que tu obra perdure es que diga algo importante, y lo único importante para contarse es lo auténticamente humano.

Conclusiones

Tal vez en este punto te estarás preguntando ¿Qué le picó a Memo? Cómo se le ocurre decir que García Márquez o José Saramago son autores de fantasía como George R.R. Martín, JK Rowling o Tolkien.

Bueno, tal vez las ideas preconcebidas sobre la Literatura de Fantasía, ¿por qué el viaje de un grupo de enanos es más valida que un país donde la muerte ha dejado de funcionar?, ¿por qué las intrigas de poder en Poniente sí es Fantasía y no la maldición centenaria de los Buendía?, ¿por qué las desventuras de un niño mago tienen mayor valor como fantasía que los cuentos de Cortázar?

Con esta serie de artículos busco, más que enseñarles a escribir Literatura Fantástica, incentivar un debate sobre las posibilidades de esta ambientación y cómo las nuevas generaciones de escritores podemos liberarnos de las ideas preconcebidas.

Por mi parte, solo queda recordarles, que a escribir se aprende escribiendo.

Anuncios

11 comentarios en “Introducción a la Literatura de Fantasía para tarados

  1. Muy buen artículo. Me ha parecido ameno e interesante. Amo la fantasía, y estoy de acuerdo con lo que expones aquí. Me ha gustado esa “fantasía media” que has encajado entre la “baja” y la “alta”. Felicidades.

  2. Qué buen artículo. Me ha encantado la clasificación de fantasía media, es cierto que al final son también obras de fantasía. Me quedo con lo último que has dicho sobre romper ideas preconcebidas, los que rompieron viejas reglas crearon nuevos géneros, así que no hay que limitarse ni tener miedo a explorar. Estaré muy pendiente a esta serie.
    Saludos y feliz año 🙂

    1. Feliz año.
      Siento que hay una especie de snobismo con la fantasía, solo puede ser de una forma. Me parece un sinsentido. Espero que este arranque de año nos depare grandes emprendimientos.
      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s