5 consejos para terminar tu primer libro

5-consejos-para-terminar-tu-primer-libro

Pocas cosas pueden ser más frustrantes para un escritor, en especial cuando se está empezando en el mundillo, que no poder terminar ese libro al cual ya se le han dedicado horas y horas de desvelos, ideas y trabajo. Es algo por lo cual todos pasamos y que debemos combatir.

Muchos son los factores que nos pueden afectar en este tramo final de las últimas páginas de una historia. Es complicado crear una metodología unificada para afrontar este problema, pero se pueden diagnosticar las causas más comunes.

Y es que estas suelen ser dos: la falta de tiempo o los cabos sueltos que dejamos al escribir una historia.

Pero para este obstáculo te propondré algunos ejercicios sencillos.

A fin de cuentas, se acerca el NaNoWriMo y toca ponerse a escribir en serio.

¿Por qué no podemos terminar nuestros libros?

Vamos a estar claros, tenemos demasiadas cosas para hacer en nuestro día a día. Trabajos, familia, amigos, estudios y toda clase de actividades que nos quitan horas vitales para poder escribir tanto como quisiéramos. Es una realidad y debemos saber cómo administrarla.

En lo personal más de una vez he querido enviar todo al garete, encerrarme y no salir hasta tener un libro listo. Bueno, aunque quiero, no puedo, no podemos, hacer eso.

Cuando estamos empezando en la Literatura y queremos concentrando solo en escribir estamos haciendo una apuesta: no entendemos en su totalidad cómo funciona el mundo editorial ni de los mecanismos internos que hacen a las historias interesantes.

Así que se presentan dos posibilidades: o nos sale bien gracias a un talento, y suerte excepcional; o todo lo contrario, perdimos meses o años en una obra que no es atractiva.

Aunque duela admitirlo, no podemos centrarnos en solo escribir hasta demostrar que nuestro trabajo puede generar resultados, ósea, hasta que hayamos publicado y recibido dinero por ello.

Esto en cuanto a los factores externos a la obra, pero es que dentro de la misma también hay atenuantes.

Por lo general, en especial cuando no tenemos experiencia, escribimos una novela a medida que la vamos imaginando. Total, el papel lo aguanta todo.

El problema se presenta cuando llegamos a un punto en que la historia debe empezar a cerrar, y puede darse alguno de estos casos:

O tenemos demasiados cabos sueltos que no encontramos como superar, o se nos van ocurriendo tantas cosas que esa pequeña novela se ha convertido en una epopeya que rivaliza en extensión con Juegos de Tronos.

Una de las muchas desventajas de ser un escritor Externo, pero esa es harina de otro costal.

4 pasos para terminar de escribir tu libro en un año

Si bien la extensión de una obra tiene mucho que ver, puedes tener el primer borrador de un libro en seis meses; más tardar, un año. Para que te hagas una idea, Cien Años de Soledad fue escrita en 14 meses, aunque García Márquez estuvo rumeando la historia por más de 10 años.

La clave es enfocarte en tu misión principal: terminar tu libro.

Esto quiere decir que debes aprender a administrar tu tiempo entre tu carrera, tu familia y amigos para incorporar el escribir  dentro de tu rutina.

Pero no nos caigamos a cuentos, escribir es difícil y toma mucho tiempo, así que se debe hacer trampa: dividir el trabajo de escritura en unidades pequeñas, las cuales se pueden abordar una por una.

En otras palabras, ponte cuotas de trabajo que puedas terminar sin demasiados trastornos. Con esto lograras ganar la costumbre de escribir, y por el otro, te mantendrá motivado al conseguir avanzar en tus pequeñas metas, la cuales al final se sumaran hasta terminar tu libro.

Para ello, lo mejor es tener un plan.

Te propongo este, pero puedes adaptarlo a tus necesidades, o ignorarlo por un mejor, tú decides:

1. Asume tu rol:

Si quieres ser reconocido como un escritor debes comportarte como tal. Toma enserio tu trabajo y cree que estas tratando de contar algo significativo, porque es así.

Muchas veces el miedo al ridículo o la falta de confianza es nuestra piedra de tranca.

No soy psicólogo ni nadie para decirte cómo superar estos complejos, yo mismo los sufro de vez en cuando, pero te puedo decir lo que hago cuando me pasa. Solo sigo escribiendo.

Si mi problema es pasar pena por lo escrito, con solo esconderlo en una gaveta tengo; y si por no tener las habilidades para ser novelista, bueno, no hay otra forma de conseguirla que escribiendo.

No por nada repito que a escribir se aprende escribiendo, aunque al principio sea pura basura. De hecho, llevo 10 años escribiendo y todavía mucho de lo que hago me parece pura basura.

2. Establece metas específicas:

Cuando empecé la universidad me puse a escribir una especie de novela semanal en un blog. A parte de cometer una serie de barbaridades que me tardaría enumerar, estoy medianamente conforme con el resultado, para quien era entonces y las lecturas que tenía encima, en especial con el capítulo final.

La mayor lección de esa experiencia fue saber imponerme metas al escribir. Cada capítulo, de cerca de dos mil palabras, lo publicaba a la semana. Con el paso de los meses puede ir ganando pericia, al punto que  llegué a publicar hasta cuatro artículos diarios y, para el final de la historia, los saque de tirón en la semana de mi cumpleaños.

A lo que quiero llegar es que puede establecer una meta con la cual te sientas a gusto, pero a medida que se fortalece tu musculo de escritor se te hará más fácil y las palabras caerán en picada como una bola de nieve que va creciendo.

La clave está en la constancia y en el realismo.

Arranca con 200 palabras diarias, para que a la semana se hagan 500 y luego 1000 y así hasta que termines tu libro.

3. Ejercita:

Me parece muy cómico tocar este punto, pero la verdad es que no todo el mundo está acostumbrado a escribir en teclado. Yo mismo acostumbre usar papel y bolígrafo antes de sentarme frente a la computadora.

Habito que tal vez debería abandonar, sea dicho de paso.

Aprender mecanografía es vital para un escritor, de lo contrario las ideas pueden escaparse de tu mente por no pasarlas en limpio con la velocidad suficiente.

También hay herramientas que facilitan el trabajo del escritor. Como soy de la vieja escuela no sabría que recomendarte, pero si te funcionan ¿por qué no? En mi caso, de tanto utilizar el teclado, con el tiempo pude pensar y teclear al mismo tiempo.

4. Aprende a contenerte:

Uno de los errores de esa novela online de la cual hable antes, es que no supe contenerme. Empecé con una idea que debía durar diez capítulos, pero que terminó a los 50, un spin-off a medio terminar e ideas suficientes para construir una saga todavía por concretar. Los personajes fueron apareciendo ante mí con todas sus posibilidades y caí en la tentación.

En Mientras Escribo, Stephen King dice que escribir es contar una historia, pero luego cuando corriges debes quitar todo lo que no es historia. Ahora bien, además de aprender cuándo quitar lo que no es una historia, debes saber cuándo cerrar la fuente y quedarte con lo que tienes.

Siempre habrá otros libros por escribir, no gastes todo tu material en un solo libro.

¿Y cuándo detenerte? Cuando ya dijiste lo que querías decir en tu premisa.

Conclusiones

Así que al escribir este artículo tengo un doble propósito: darles algunos consejos a ustedes que me han funcionado antes, a la vez que me repito los mismos consejos, por si me hacen falta.

Después de todo, tengo toda la intención de terminar este año una novela de alta fantasía en al que he estado trabajando en meses recientes. Pronto tendrán noticias de ella. Además, quisiera tener al día este blog, con lo que ello implica en redes sociales y demás.

Mucho trabajo por delante, algo de auto motivación no está de más.

Por lo demás, a escribir se aprende escribiendo.

Anuncios

3 comentarios en “5 consejos para terminar tu primer libro

  1. Holas!
    Si yo te contará la de proyectos que tengo a medias… Ni te imaginas, de verdad. Por cada relato que he publicado o que logrado terminar tengo más de 10 a medias… lo mismo te digo con las novelas. Ahora mismo, tengo tantas a medias que no me atrevo a comenzar nada…
    Este año ha sido complicado, creo que he publicado demasiadas cosas a la vez, en los dos últimos meses del año pasado y los primeros de este he publicado una novela, una novelette y 5 relatos… Ese ritmo no es bueno, me he descentrado. Tan malo es no publicar, como publicar demasiado. Las cosas como son.
    No sé si puedo dar algún consejo más… Lo único que puedo decir es que encuentres un momento para escribir y, si puedes, escribas todos los días en ese rato. En ese aspecto, debes ser un poco Sheldon Cooper, deberías tener un momento cada día dedicado a eso.
    El tema de las herramientas… cada uno se siente cómodo con unos programas. Yo siempre he usado OpenOffice… Pero desde hace un tiempo estoy probando Scrivener e yWriter, la verdad que son muy cómodos. Pero esto, al final, es cuestión de comodidad.
    Bueno, perdona por el ladrillazo este, jajaja.
    Gran artículo!
    Un abrazo!

    1. Hola.
      Sé como es eso. Es más un embudo, escribo poco y se me ocurren muchas cosas. Te felicito por ser tan prolífico.
      Siempre he sido de papel, lápiz y word. No me falta más nada.
      De que este año termino todos mis proyecto, eso ya lo doy por descontado.
      Saludos y éxito.

  2. Hola! Me reía recordándome cuando te leí en este artículo. Efectivamente, a escribir se aprende escribiendo, y como cualquier hábito es necesario instalarlo al punto de no olvidarlo, y que no tengamos excusas para no lograrlo. Hoy miro hacia atrás y pienso: “jamás olvido lavarme la cara cuando me levanto, o de cepillarme los dientes, o de vestirme antes de salir a la calle, o de desayunar; hábitos que también llevan su tiempo”. Cuando haces de la escritura tu mejor hábito, luego no puedes pasar ni un sólo día sin escribir. Como sea, porque si es basura con el tiempo dejará de serlo.
    Yo también soy de pluma, papel y Word. Manejo el teclado a tacto y no me lleva tiempo estar encima del ordenador, pero para crear, siempre me quedo en el papel (vieja escuela, jaja). Quizás el libro que a otro le lleva sólo meses sobre un teclado, a mí me lleva el doble de tiempo; mi brazo derecho pide auxilio y descanso ;-). Cada experiencia es personal pero enriquece lo que otros comparten.
    El libro de Stephen King es maravilloso.
    Gracias por tu aporte, una vez más.
    Abrazos infinitos 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s