Todo lo que necesitas saber sobre escribir diálogos

todo-lo-que-necesitas-saber

Una historia se puede dividir de tres diferentes bloques de contenido, por más experimental que sea: narración, descripción y dialogo.

La primera es la relación de lo que está pasando, las segunda es cómo son las cosas que hay en la historia, y la tercera es lo que dicen los personajes, unos a otros, y a sí mismos.

No hay que descuidar ninguno de estos tres bloques, pero en el caso del diálogo  hay que ser en particular detallistas: por medio de las palabras de tus personas podrás dejar entrever su verdadera forma de ver las cosas, cómo funcionan sus mentes y cuáles son sus trasfondos.

Pero más importante, mediante las palabras de nuestros personajes, podremos entablar conversación con nuestros lectores.

Por eso es que siempre recomiendo que el último paso en el diseño de la historia sea la escritura de los diálogos, luego de tener lista la premisa y contar con personajes bien definidos.

La voz de los personajes en los diálogos

Siendo la voz de nuestros personajes, un buen diálogo tiene que, en primer lugar, ser acorde a la estructura mental de dicho personaje. Debe parecer algo que diría, de acuerdo con su posición social, su educación, profesión y forma de ver el mundo. Para ello debes establecer con antelación sus dimensiones.

Esto se consigue dedicando un tiempo prudencial a diseñar tus personajes en su vida interna (inclinaciones, pensamientos, sueños), su vida personal (sus relaciones, su  pareja, sus amigos y familiares) y su vida externa (su oficio, posición social, educación o estado financiero).

Sé que esto puede sonar como mucho trabajo y una verdadera molestia, pero es un paso importante que debes hacer por lo menos con tus personajes más importantes: tu protagonista, antagonista y secundarios importantes.

Los demás personajes no ha necesitan un trasfondo tan profundo. Con establecer al menos una de las dimensiones es suficiente, siempre que esto ayude a que tenga su propia voz.

Una cosa es el autor y otra el personaje

Es importante que prestes especial atención a evitar que tus propios pensamientos se cuelen en los diálogos de tu obra. Cuando obligas aun personaje a decir algo que tú dirías en una situación concreta, lo estás convirtiendo en una marioneta.

Esto pasa, con particular frecuencia, cuando por alguna razón, los personajes se ponen a declamar doctrinas filosóficas como si fuera el noticiero de mediodía. La gente normal no monologa sobre valores ni moral ni trata de adoctrinar a los demás.

¿Por qué deberían hacerlo tus personajes?

En El Túnel, es evidente que Sábato no tiene el mismo pensamiento psicópata y controlador de Castel; Faulkner no es tan malvado como el Popeye de Santuario; y no creo que haya nadie que crea que Harry Potter y JK Rowling tienen la misma forma de ver la vida, en todos sus sentidos.

Aunque sea una creación del escritor, con un propósito comunicativo, llega un punto en que un personaje adquiere su propia forma de pensar y de actuar, aunque entre en conflicto con la ideología misma del autor.

La función del diálogo

Pero un diálogo tiene que ser mucho más que la voz de los personajes al interaccionar entre ellos. Si bien en la realidad una conversación se da sin estructura, con interrupciones y sin mucho sentido (solo falta escuchar una grabación de dos personas hablando para notarleo), en un libro, una película o un comic, lo diálogos son un tanto más premeditados.

Cada palabra, por trivial que parezca, dicha por un personaje, debe tener una función clara. Esto se podría dividir en tres: una función explicativa, una psicológica y otra dramática.

Función explicativa:

Hay momentos en que los personajes deben darle información al lector sobre el mundo en que se desarrolla su historia, eventos pasados o algún otro dato que el autor considere necesario. Y pocas formas menos prácticas de hacerlo hay que los diálogos.

La cuestión está en que la explicación no parezca una explicación. La forma en que se intercambia la información debe tener una connotación, un subtexto, que se incorpore al conflicto de la escena.

Es como cuando se dan esas escenas clásicas de las serie de detectives donde se exponen las evidencias para esclarecer el misterio, pero a la vez se están intercambiando acusaciones para que uno de los sospechosos se ponga nervioso y suelte la pieza que falta.

O como cuando una mujer le recrimina al marido una infidelidad del pasado para que haga algo que ella quiere, o solo porque le gusta lapidar moralmente al hombre.

Función psicológica:

Una buena historia se soporta en los personajes, y solo hay dos formas de conocerlos. Por sus acciones y por sus palabras. Lo que dice un personaje, cómo lo dice y qué se calla pueden darle al lector un panorama completo de su personalidad.

Tomemos, por ejemplo, a Tyrion Lannister: en ningún momento se describe su personalidad, pero por su forma de hablar sabemos que es inteligente, lo bastante para saber cuáles son sus limitaciones y como jugar sus cartas a su favor; trata de ser noble por mucho que tenga que ensuciarse las manos, y es sarcástico para minimizar el daño que le hace su condición física.

Función dramática:

Hay datos importantes dentro de una obra que necesitan ser revelada para que la historia siga su rumbo: el plan del villano a detener, la pista que descubre el misterio, el objetivo que deben alcanzar, la revelación que cambiar por completo la percepción que tenemos de los acontecimientos.

A diferencia de una explicación, la información emanada del dialogo dramático da más que mero contexto, debe cambiar el rumbo de toda una escena. Por ejemplo: cuando Scar engaña a Simba, la revelación de la infidelidad de los protagonistas en Casablanca o la famosa línea de Darth Vader.

Es un dialogo, a veces una sola oración, que cambia el argumento de toda una obra.

Conclusiones

Puede parecer algo intimidante esto de hacer diálogos, en especial con toda la perorata que acabo de soltar; de hecho, lo que más me cuesta siguen siendo los diálogos.

Por fortuna, con las herramientas adecuadas y algo de experiencia, no tardas mucho antes de hallar la voz de tus personajes. A partir de allí solo hace falta constancia y práctica.

Espero que este artículo les allá podido ayudar en algo para escribir diálogos más vividos. Cualquier duda, corrección o aporte es más que bienvenido en los comentarios. Lo más posible es que me sean más útiles de lo que piensas: yo también ocupo cada día a tratar de escribir un poquito mejor.

A fin de cuentas, a escribir se aprende escribiendo.

Anuncios

2 comentarios en “Todo lo que necesitas saber sobre escribir diálogos

  1. Bastante útil dude, es complicado lograr diálogos con cierto carácter de naturalidad. No sé si te ha pasado muchas veces cuando lees guías o patrones de escribir luego frente al papel se te olvidan o es ambiguo aplicarlos (Apenas recuerdas el Mientras Escribo de King), buenos consejos.

    Saludos viejo.

    1. Me alegra que te haya gustado el artículo. Lo que pasa, creo, es que no es conveniente tratar de copiar al pie de la letra los consejos para escribir. Debes adaptarlos a tus necesidades como escritor, así mejoras tu método de trabajo, según tus necesidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s