Guía definitiva sobre la narración estructurada

Mexico International Book Fair

Desde la época de Aristóteles se teorizó en dos formas de narrar una historia, mismas que sobrevivieron sin grandes cambios hasta la actualidad: relato cronológico o relato in media res.

Como su nombre lo indica, en la primera se procura contar los eventos ocurridos en el orden en que ocurriendo; mientras que en el segundo caso, se arranca desde un punto de la historia en el que el conflicto principal ya esta en marcha para luego rememorar qué pasó antes y qué va a pasar al final.

Con el paso del tiempo los escritores se fueron dando cuenta que, tan importante como la trama, la premisa o los personajes, el modo de contar la historia tiene un papel fundamental a la hora de crear un efecto en el autor.

A eso le llamamos narración estructurada: el uso premeditado de cierto tipo de narración para aumentar la capacidad expresiva de una obra. Ejemplos hay en todos los formatos, solo hace falta ver Memento, de Christopher Nolan o Pax Americana de Grant Morrison .

Pero aquí hablamos de libros, así que usaré dos ejemplos de dos novelas de Gabriel García Márquez, quien, como descendiente literario de Faulkner y los modernistas, usó mucho este recurso.

Desordenar los capítulos

Si tomamos El Amor en los Tiempos del Cólera podemos darnos cuenta de inmediato que es una narración completamente lineal pero que tiene los capítulos revueltos: empieza por la que debería ser el final del segundo acto.

Esto ocurre por la naturaleza misma de la historia que se nos cuenta: dos personas que después de viejas se reencuentras para enamorarse. Fermina se casó y vivió relativamente feliz con Juvenal Urbino mientras que Fernando se la pasó de cama en cama, se enamoró de una loca y hasta llegó a cometer pedofilia.

De haber sido contada la novela de forma cronológica, Fernando, nuestro protagonista, parecería una persona desdichada, obsesionada por un amor imposible y que se aprovecha de la muerte de Urbino para obtener lo que quiere, y que al final se sale con la suya.

Algo no muy apropiado para una historia de amor…

Hechos entrelazados

Cien años de soledad es un libro extraño: se mete con la historia de un continente, con las almas de una generación y con las leyes de lo imposible y lo mágico, todo aglutinado en un pueblito perdido en quién sabe dónde.

Una novela de estas proporciones, donde cada detalle está premeditado, la forma en que es contada no pasó por capricho de Gabo: en su devenir por los cien años de los Buendía, el narrador da vuelta y giros, se enreda en si mismos y que se da el lujo de teorizar sobre el futuro, empezando en un punto para girar alrededor de las causas y consecuencias de estas acciones en una madeja tan erratica como imperceptible.

Como si se tratara de un amigo que te encuentras en una cantina y te va contando su vida. Los hechos en la novela, al igual que los recuerdos, se van entrelazando, creando bucles que van y vienen sin orden, a lo largo de las páginas hasta llegar al clímax, donde la verdadera identidad del autor es por fin revelada.

Recomendaciones

Si eres un escritor novato por ningún motivo deberías empezar a con experimentos como estos antes de dominar la narración cronológica, para eso empecemos a escribir unos cuentos.

Ya cuando te sientes a gusto con la estructura lineal puedes incursionar en otras formas menos convencionales, cuidando dos aspectos, en mi opinión:

  1. No perderte en tu propia locura: siempre debes estar claro de cómo se está narrando la historia y que cumple el propósito que te planteaste.
  1. Darle pistas al lector de cómo se debe leer la obra: en Rayuela, por ejemplo, usaban números para guiar la lectura de los capítulos; en El ruido y la furia las cursivas marcaban los saltos de tiempos, y en Cien años de soledad los eventos están conectados en la prosa como anécdotas que se entrecruzan.

Por algo García Márquez decía que primero escribía los capítulos de sus libros para luego ponerlos en orden.

Conclusiones

Nuestra misión es como escritores es expresar nuestras inquietudes, sacar a relucir los esqueletos en nuestros armarios: ¿cómo la modernidad ha mellado nuestra alma? ¿los nuevos medios de comunicación y redes sociales nos han ayudado a acercarnos o nos hicieron cada vez más solitarios? ¿este mundo ateo nos ha quitado parte de nuestra humanidad o tal vez son los fanatismos y divisiones religiosas las que nos hacen matarnos?

Y para brindarles nuestra interpretación de la realidad debemos estar atentos a las forma en que contamos nuestras historias: no todo lo que ocurre a nuestro alrededor lo percibimos de la misma forma y el mismo hecho puede ser entendido de distintas formas solo cambiando  el punto de vista del espectador.

Inténtalo, esfuérzate, escribe mucho, descarta buena parte de lo hecho y empieza de nuevo, solo así nacen los buenos escritores.

Anuncios

2 comentarios en “Guía definitiva sobre la narración estructurada

  1. Hablas de Fernando, pero el personaje es Florentino Ariza, quien por el amor frustrado en un principio, por Fermina Daza, se consigue 620 amantes a lo largo de su vida. ¡Tremendo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s