Todo lo que necesitas saber sobre la escaleta

Imagen cortesía de la Escola d'Escriptura, Ateneu BarcelonèsLa planificación de una historia es un paso fundamental a la hora de crear una historia, autores como Edgar Allan Poe han explicado la importancia de abordar una obra con un plan. Por tal motivo, una de las herramientas más valiosas de un escritor es la escaleta.

Una escaleta es un desglose de cada una de las escenas de una historia que sirve para ordenar y construir la narración, estructurar los actos y secuencias, descartar o fusionar escenas dependiendo de la premisa con la que se trabaje. En este desglose se usan fichas bibliográficas para facilitar el manejo del material.

El primer beneficio de usar la escaleta es tener mayor control de la historia, además que te permite planificar cada paso de la narración con orden, algo muy apreciable para los escritores noveles, en especial a la hora de un bloqueo creativo: cuando tienes tus ideas bien planteadas, solo hay que revisar tus anotaciones.

Además, al meditar con estructura las ideas que primero se te ocurran (cosa que falsamente llamamos “inspiración”), puedes escapar de los conceptos obvios, los tópicos y los clichés. Una escaleta te ayuda a escribir historias auténticamente originares.

Pero a todas estas, ¿qué es una escena?

Una escena es la unidad dramática mínima en la que se puede dividir una historia: el bloque fundamental con el que se arma toda novela, cuento, obra de teatro o película.

Y se define como un periodo de tiempo en el que ocurre algo con una carga dramática ya sea positiva o negativa; o sea: donde ocurre algo bueno o malo y que tiene consecuencias en el desarrollo de la historia y en sus personajes.

Ejemplo: Nemo va a la escuela, algo bueno; a Nemo lo secuestran, algo malo; Marlin va a buscar a Nemo, algo bueno; Marlin se encuentra con tiburones, algo malo; son “vegetarianos”, algo bueno; uno enloquece, algo malo; y así.

No necesariamente tienen que cambiar en esa relación binaria, pueden ser dos cosas malas, dos buenas, o un evento irónico (que es bueno y malo a la vez: Nemo se salva del ataque de la barracuda pero en el hecho se rompió el cascarón de su huevo, lo que le produjo una malformación en la aleta); pero no puede ser todo malo o todo bueno: o podemos dejar al espectador desolado por la crueldad del mundo o con la impresión que nuestro protagonista es invencible.

¿Cómo se usa una escaleta?

Muy fácil. Agarras una pila de fichas o recortes de papel del tamaño adecuado y escribes en ellos cada uno de los acontecimientos que vayas ideando para tu historia, siempre siguiendo la premisa que preparaste con antelación (si vas a hacer una historia de amor, poco haces gastando la mitad de la obra haciendo comentarios político-filosóficos).

En cada una de las fichas solo debes colocar la acción que se lleva a cabo y las consecuencias de dicha acción.

Y ahí un detalle, cada escena tiene que tener consecuencias cada vez más significativas para los personajes, en las que arriesgan más y donde se tienen que tomar decisiones más grandes.

Un consejo para los principiantes: Una escena está comprendida de tres factores: el intento (la acción que quiere llevar a cabo el personaje que protagoniza la escena, lo que espera que ocurra), la oposición (la fuerza antagonista, humana o no, que está en contra del protagonista de la escena), y el golpe de efecto (el resultado de la pugna de los dos factores previos, siempre es mejor que sea algo que no se esperaba el protagonista) ya sea bueno o malo.

Ejemplo:

Cuando a Nemo lo secuestran, el protagonista de la escena (cada escena puede tener un protagonista diferente, no siempre debe ser el personaje principal).

Intento: Nemo trata de volver al arrecife.

Oposición: El buzo-dentista lo quiere capturar.

Golpe de Efecto: Lo atrapan.

Recomendación

Lo mejor, en especial para los escritores novatos, es asentar en el papel cada uno de las ideas que se te vayan ocurriendo; que no te extrañe que pases las 100 escenas (una novela promedio llega a tener entre 40 y 70): toda idea es buena a la hora de crear una historia.

Con todo ese material puedes hacer un trabajo para selección más a fondo: eliminas, descartas, cambias de orden y fusionas escenas que mejor funcionen dentro de tu obra.

Al tener tantas escenas puedes darte el lujo de quedarte con las mejores, las que mejor combinan entre sí y las que generan un efecto duradero en el lector.

Conclusiones

No crean que usar este método es fácil, todo lo contrario: al empezar a diagramar una novela o una obra larga, te darás cuenta de lo laborioso que es, en especial para personas que tienen la idea de que un escritor solo atiende a corazonadas del momento o a los caprichos de las musas.

No obstante, al tener lista esta parte del proceso creativo te darás cuenta que terminar el primer borrador te tomará la mitad del tiempo.

Espero que esta guía les pueda servir de algo. Como siempre, les invito a dejar cualquier duda o comentario, así como sus propias experiencias usando la escaleta, ¿qué les ha parecido?, ¿les funcionó?

Anuncios

11 comentarios en “Todo lo que necesitas saber sobre la escaleta

  1. Buenos consejos, pero por favor, edita ese “ósea” por “o sea”, porque el texto está muy bien escrito y ese error es un borrón. Felicidades por el blog y disculpa la corrección.

  2. Buen ejercicio; buenos y generosos consejos, Luis. Gracias!!! Sólo una pequeña observación: Un lapso siempre es de tiempo, de modo que escribirlo de esa manera lo hace un pleonasmo. No es igual que periodo. Suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s