Guía definitiva sobre el flujo de pensamiento

William Faulkner in Oxford, Mississippi in May 1955. (Bettmann / Corbis)

Si me los preguntará alguien en la calle, ojalá lo hicieran, les diría que la mejor época de la literatura fue la comprendida desde finales del 1800 a la actualidad. Una época donde se escribieron de las mejores obras de la historia, muchas de ellas rebosantes de imaginación y creatividad, rompiendo con los patrones establecidos siglos atrás.

Esta nueva ola de autores expusieron las inquietudes que empezaban a apoderarse en alma del hombre moderno, usando técnicas novedosas a la hora de construir sus narraciones, tirando por la ventana las convenciones preestablecidas.

El novelista y cuentista William Faulkner fue uno de los más experimentales y destacados de estos escritores, a los que se les llamó modernistas; siendo su principal contribución el Flujo de Conciencia: escribir la radiografía de los procesos  mentales de los personajes de la obra.

Y son El Ruido y la Furia y Mientras Agonizo donde Faulkner hace gala de este recurso, que sería una de las fuentes de inspiración de los escritores del Boom de escritores latinoamericanos, siendo usado hasta nuestros tiempos por autores contemporáneos como el Premio Nobel de Literatura, Orhan Pamuk.

¿Qué es el flujo de conciencia?

El concepto es en realidad sencillo: adaptar el tono de la narración a las necesidades estilísticas de la historia y los personajes que se desean abordar. Y es en este punto donde se vuelve complicado para el escritor: hay que tener muy, muy en claro el tono de la historia y la forma en que la escribirás y, haciendo uso de la Unidad de Efecto, se debe mantener ese lineamiento.

Para eso existen algunos recursos como el monologo interno, encausar el vocabulario al escribir para resaltar ciertos detalles acerca de los personajes o la historia, o hasta cambiar la forma de escribir por completo, incluso si eso requiere que dejes de lado la gramática tradicional.

En El Ruido y la Furia hay cuatro narradores que abordan la misma historia desde diferentes perspectivas: el primero no confunde el pasado con el presente y el presente con el futuro; el segundo entra en un estado de depresión que hace que sus pensamiento, y el texto, se vuelva críptico; el tercero es un ególatra y avaro y la forma en que narra lo deja en evidencia por más que se jacte de ser una buena persona; ya al final volvemos a una narración más convencional que busca dar cierre y orden a la historia.

Por su parte, Mientras Agonizo cuenta con una constelación de narradores, cada uno dejando en el escrito pedazos de sus prejuicios, equívocos y fantasmas  cada quien interpretando la historia a su forma personal, para que, solo al final, el lector pueda, juntando los pedazos, armar un escenario general de la situación y hacerse sus propias opiniones.

En un artículo escrito por Guillermo Badenes en academia.edu se explica con mayor detalle las diferentes formas de crear el flujo de conciencia (y otros detalles sobre las dificultades a la hora de traducir de un idioma a otro) y recomiendo su lectura para comenzar a entender qué es el flujo de conciencia.

También recomiendo El Llano en Llamas de Juan Rulfo, La Casa Silenciosa de Orhan Pamuk y, por supuesto, El Ruido y la Furia y Mientras Agonizo de Faulkner.

Recomendaciones

Para trabajar con flujo de conciencia es fundamental que se trabaje mucho en el trasfondo de los personajes: en sus conflictos y cómo afectan su forma de pensar, en lo que desea, lo que necesita, lo que los hace bueno y los que los vuelve malos.

Y eso tiene mucho que ver con el hecho que no puedes escribir como siempre o usando el vocabulario que te dé la gana: si tu personaje es un pordiosero, no puedes esperar que piense o hable como un doctor o reflexione sobre su vida como un filósofo. Para evitar esas taras hay que tener especial cuidado con la verosimilitud de tu obra

Es fundamental que tengan en mente que el flujo de conciencia lleva a un estilo literario más llano, casi oral, donde no se usan palabras rebuscadas y se tiende a repetir frases enteras. Y no por ello creas que se pierde la belleza de lo que se escribe, todo lo contrario: gana la belleza de lo natural, del arte vivo, y no uno que simula estarlo gracias a valores estéticos artificiales.

Este tipo de literatura conlleva más que solo una forma interesante de contar historias: Faulkner y sus contemporáneos querían expresar que el devenir del tiempo es solo una ilusión, hasta dónde pueden llegar las profundidades de la psiquis humana, cómo un mismo acontecimiento puede afectar de distintas personas de distintas maneras y cómo sus juicios se ven afectados por su punto de vista.

La literatura no es algo para tomárselo tan enserio, pero tampoco es una tontería.

Conclusiones

Con esto terminamos con esta nueva entrega de Literatura 101, con otro gran narrador como lo es William Faulkner, toda su obra es recomendable, solo que vayan abordándola con calma: más de uno se va a perder con las bizarradas que escribe, geniales bizarradas, pero bizarradas al fin, lo digo por experiencia propia.

Como siempre, sientánse en libertad de hacer cualquier comentario, recomendación o petición: ¿de qué otro escritor creen quieren que hable?, ¿algún libro en particular para reseñar? Ustedes tienen un mundo que aportar a este espacio, echo para ustedes y cualquiera que desee aprender un poquito más de literatura.

Saludos, y hasta pronto.

Anuncios

4 comentarios en “Guía definitiva sobre el flujo de pensamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s