5 consejos para escribir cuentos cortos

5 consejos para escribir cuentos cortos

Cuentos. Se ha vuelto un género literario muy popular en los últimos años, y no sin razón, más que cualquier otro, la cuentística en un genero que debe tratar de dominar cualquiera que desee incursionar en las letras.

¿Por qué digo esto? Porque los cuentos encierran en su forma más pura todos los basamentos de los que se sirve un buen narrador a la hora de escribir una obra.

Como a mi me gusta predicar con el ejemplo, usaré uno de mis cuentos, publicado la semana pasada, para explicar cada uno de los puntos que se tocarán en la lista. Léanlo haciendo clic aquí, luego retomemos el tema de hoy.

Debo dejar en claro que estos consejos solo sirven a modo de recomendación, en ningún momento son normas absolutas. Pueden seguir esta guía al pie de la letra, como solo tomar alguno de sus puntos, o de plano desestimarla por completo. La literatura es como la vida, si hubieran respuestas absolutas perdería su mística.

Sin más que decir, comencemos.

1. Establecer la premisa

Para futuras referencias, el cuento es un género dramático, que se centra en el conflicto como motor de la historia, por lo cual hay que establecer una premisa que englobe la narración en todos sus matices: una oración que te diga todo lo que necesitas saber de tu historia.

Junto a la premisa, se debe también dejar por sentado el tono con el que se desenvolverá la narración: tener en claro el efecto que desea crearle al lector y la idea que deseamos expresarle, así como la idea que se quiere transmitir con el escrito.

En mi cuento, la cosa es simple: Un hombre se sacrifica por la mujer que ama; traté crear una atmósfera triste, apesadumbrada, lastimera; y la idea que quise expresar fue el simple deseo de sacrificio, de preferir destruir un desierto a ver marchitarse una sola flor

2. Preparar la Escaleta

Quienes hayan estudiado guión de cine sabe qué es una escaleta, para los que no: es el desglose de un libreto en escenas, donde se anota cuál es su carga dramática y el conflicto que presentan.

Una vez establecida nuestra premisa, empezamos bosquejar la historia, en pequeña escenas que te resumen la historia. La utilidad de la escaleta estriba en que podemos cambiar, tachar, organizar y reorganizar las escenas como mejor nos parezca, siempre siguiendo los puntos establecidos por la premisa.

También sirve para dividir el cuento en los tres actos en que se divide todo drama: presentación, nudo, resolución.

En mi cuento establezco la primera página como preámbulo, para presentar el conflicto interno (prevaleciente en los géneros literarios) de un hombre que rechaza la realidad y la vida. Para que el conflicto sea el aceptar su relación con la joven. Y su resolución es el sacrificio, la no-vida por la vida.

3. Diseño de personajes

No debería haber mayores explicaciones en este inciso, pero para no dejarlo vacío haré una pequeña definición de un buen personaje: una creación orgánica dentro del drama que toma decisiones y enfrenta los conflictos que se presentan a lo largo de la historia.

Si seguimos esta definición a pie juntillas, el único personaje de mi cuento sería quien funge de narrador, hablándole a su amada inconsciente, que a lo largo de la historia solo toma una decisión.

4. Ahora si podemos escribir

Ahora escriban, solo escriban, y de ser posible, en cuadernos viejos. En lo personal yo uso los viejos cuadernos de mi hermanos, les borro las anotaciones en lápiz y listo.

Ahora se preguntarán, ¿qué propósito tiene esto? Muy simple: tendemos a creer que la escritura es un acto sublime, cargado de protocolo, cuando en realidad es diametralmente opuesta.

Lo bueno de usar materiales “reciclados” es que nos permiten darnos la libertad de tachar, arrancar hojas y escribir en los márgenes; sacamos de encima esas falsas distinciones.

En lo personal, no me acuerdo donde escribí el borrador del cuento que publiqué la semana pasada. Debo tenerlo en algún lugar de mis “archivos”, pero no lo he revisado desde que lo pasé a la computadora.

5. No le tengas miedo a la Corrección

Ahora viene la parte verdaderamente dura: corregir, en especial para los que recién empezamos en la literatura, y tenemos el errado concepto de la “inspiración” y la “espontaneidad”, cosas que solo se ven en las películas.

La inspiración es solo un catalizador, una musa que aparece de ninguna parte, y luego la maldita se va y te deja para que cuides solo a los niños (tu obra), es entonces cuando aparece la corrección.

Solo gracias a la corrección de un texto puede explotar su verdadero potencial y brindarle al lector toda la fuerza de su efecto. A grandes rasgos en necesario conspirar con nuestras palabras para conseguir crear el efecto deseado en el lector.

Es un tema largo de hablar, así que les recomiendo escuchar a este tipo, él les podrá explicar con mayores detalles.

Y eso es todo.

En muchos puntos la lista que les acabó presentar coincide con la anterior, y eso se debe a una sola razón: los cuentos son el núcleo fundamental de la literatura, es el denominador común; por eso es que muchos grandes escritores empezaron publicando colecciones de cuentos.

Anuncios

9 comentarios en “5 consejos para escribir cuentos cortos

  1. Buenos consejos aunque lo de la escaleta nunca se me llegó a dar muy bien. Coincido en tu apreciación del cuento como base de la narrativa. Lástima que no dí con el enlace a tu cuento, ¿no funciona? Me gustaría leerlo. Un saludo

    1. Uy, se me paso el enlace. La escaleta es difícil. Pero como solo es la guía, con poner que acción y consecuencias ocurren al protagonista, es suficiente para empezar.

      Ya arreglé el desperfecto. Gracias por ser el primer comentario y estamos a la orden para cualquier pregunta o comentario que quieras hacer.

  2. Pueden ser buenas ideas para un comienzo, pero se puede afirmar sin temor a errar que también se las puede descartar de plano, sobre todo la premisa y el diseño de personajes ya que no son centrales para escribir. Buena idea la de la escaleta, podrías hacer un post dedicado a ampliar la misma para los que compartimos el oficio de escribir. Coincido con la importancia de la corrección, el lector agradece implícitamente no tener que hacerla él a través de la lectura.
    Saludos.

    1. Gracias por el comentario. Yo me trato de enfocar en los géneros dramáticos (cuento, novela, comics, teatro, guion) porque de poesía no sé nada y los ensayos ya tienen otras normas más aterrizadas en el periodismo. En efecto premisa y personajes no son indispensables para escribir (de allí vienen la antitrama y minitrama o la No-trama), pero todas son respuestas a la Arquitrama (premisa/protagonista/ antagonista), por lo que considero necesario primero dominar las reglas básicas para luego experimentar.

      Saludos.

      1. Interesante Luis. sin dudas para experimentar como bien decís, pero no lo creo determinante, sin ofender. Igualmente, gracias por tu explicación, bien vale la pena. Saludos.

      2. Descuida. Todo depende del tipo de obra que quieras abordar: en un poema te puedes pasar la premisa o los personajes, ya que la poesía tiene otros objetivos, lo mismo pasa con el ensayo.

        Pero un cuento o una novela se rige por otras normas, de lo contrario sería una narración, un retrato o un reportaje.
        Puede estar bien escrito, pero no es un cuento o una novela. Es como la diferencia entre pollo a la plancha o frito: ambos son pollo pero se preparan diferente.
        Saludos

      3. Eso es tan solo una opinión, lo que decís, lo cual es diferente a una regla, donde existe una reglamentación que estipula cómo debe ser tal o cual cosa. El pollo sigue siendo la cría de la gallina, que vos lo cocines no significa que todo el mundo lo vaya a devorar.
        Saludos

      4. Lo dice Aristoteles en su Poética y Robert McKee en El Guión. Si bien son normas absolutas, a ciertas recomendaciones para hacer una buena historia (dramática). A mi me encanta William Faulkner, y en el Ruido y la Furia (mi novela favorita) el destruye los conceptos de una narración organizada en el tiempo y de tener a un protagonista (Caddy) básicamente inactivo a lo largo de la obra, pero no por eso deja de ser una historia que se entiende y cumple con las normas básica de una historia: un protagonista que hace algo y recibe una oposición creciente por parte de un antagonista.
        Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s